El primer high five con mi(s) bebé(s).

Ok, ¿a qué hombre con su esposa embarazada no le ha pasado lo siguiente?

.

Están viendo la televisión muy a gusto, seguramente el programa que ella escogió y:

Ella: Ven, ven, está pateando el bebé.

Dejas tu celular y te acercas para poner tu mano (más bien ella te pone la mano):

Ella: ¿Sentiste?

Tú: No.

Ella te mueve la mano un poco.

Ella: Ahí, ahí… ¿ya?

Tú: (no quieres mentir pero…) No, nada.

Ella: Espera.

Tú: (esperas un poco, un poco más y un poco más pero ya te empieza a molestar el brazo por estar en la misma posición un rato y…). Nada.

Como ya te ha pasado esto varias veces hasta empujas un poco como para “despertar” o “motivar” al bebé a que patee.

Ella: No, ya no se siente.

Quitas la mano, te vuelves a acomodar en el sillón, subes tus pies y sigues viendo facebook en tu celular.

Pero ayer, ayer fue el primer día que ya los sentí, a los dos. Después de varios intentos fallidos como el ya mencionado, sentí la primer patada, puñetazo o cabezazo de uno de los bebés. Puse la mano sobre la panza de mi esposa, bueno, ella la puso en el lugar indicado, y de repente sentí algo. Fue como si una persona adentro hubiera revisado qué tan madura estaba la panza de mi esposa, como si fuera una sandía, un sólo golpecito, rápido pero con enjundia. Luego moví la mano un poco y sentí como si mini Canelo Álvarez estaba dentro practicando su combinación ganadora, fueron como 3 ó 4 golpecitos seguidos, igual y ese era el niño practicando defensa personal o la niña regresándole la patada que su hermano le acababa de acomodar.

Las mujeres sienten al bebé primero, obvio, está dentro de su cuerpo. Pero igual en su primer embarazo no saben bien si es el bebé o unos gases, digo, yo sé muy bien cuando es un gas ¿qué tan difícil puede ser confundirlos? Mi esposa los ha sentido ya desde hace unas semanas, por ahí de la 16, dicen que con gemelos los sientes antes que con uno sólo, pero ayer (por ahí de la semana 19) fue el primer día que me dieron un high five. Este es el primer momento, el primer contacto físico entre un papá y su hijo. Es la primera vez que los podemos sentir y hacerlos más reales en nuestra cabeza, no es que la panza en crecimiento de la esposa no lo sea, pero es la primera conexión real con los bebés. También más o menos por esta semana 19 ya pueden escuchar sonidos y voces, entonces el vínculo se va formando más y si tu esposa ya le cantaba, pues ahora sí la va a poder escuchar (espero que mínimo tenga buena voz). La verdad yo no me quiero quedar atrás con la cantada, el problema es que no me sé muchas canciones de niños, pero bueno, por lo pronto se tendrán que conformar con un poco de Kinky y un mucho de Café Tacuba.

Eso sí, hablarle o tocarle la panza a tu esposa ya no se sentirá tan raro, a menos que lo hayas hecho antes de embarazarse, cosa que sí es bastante rara. – Porque luego andamos hablándole al bebé por el ombligo como si fuera un altavoz y nos escuchara mejor ¡qué idiotas! Pero ¿por dónde más le hablamos? En serio. Por el otro orificio creo que sería todavía más incómodo. – Sólo pienso que qué bueno que es la panza de las mujeres, si nos tocaran a nosotros la panza lo único que sentirían son pelos, alguno que otro gas pasando y si tienen suerte una pelusa de ombligo.