Stayin’ alive, stayin’ alive… CPR para bebés.

Este sábado mi esposa y yo fuimos a otro curso en preparación para convertirnos en papás. El primero que tomamos fue una Clase Prenatal para múltiples y la verdad nos fue muy bien, hasta sacamos diploma y toda la cosa. El que tomamos este fin de semana fue el de CPR o RCP o Resucitación Cardiopulmonar, o sea, cómo ayudar a salvarle la vida a alguien y más específico, este curso fue enfocado en bebés.

Gracias por tu ayuda Lil’ Jonny

Antes de ir al curso mi esposa y yo pensábamos que íbamos a salir medio traumados, creo que es un poco difícil ir a un curso donde te van a decir cómo revivir a un bebé y más, si tú vas a ser papá. Pero la verdad, qué bueno que fuimos. Obviamente nunca quieres estar en la situación para practicar CPR en un bebé (o ya para eso en cualquier persona), pero es bueno saberlo, salimos más tranquilos y un poco más sabios. Si no se me olvida lo que aprendí mínimo no voy a pararme como baboso sin hacer nada.

Así como llegamos al salón de clases lo primero que vimos fue alrededor de 15 muñecos como Lil’ Jonny descansando tranquilamente sobre unas mesas, esperando a ser resucitados. La enérgica maestra nos platicó, dio muchos consejos y ayudada de un video medio noventero con pésimos actores y de Lil’ Jonny y sus amigos, fuimos aprendiendo CPR para bebés en el transcurso de 3 horas. Primero nos enseñaron cómo hacer las compresiones cardiacas sobre el pecho (o los famosos empujones), luego cómo dar las respiraciones (en bebés tapas la nariz y la boca con tu boca) y al final cómo hacer todo esto en un ciclo completo. No quiero hacer de este post una clase ni mucho menos, digo, no estoy certificado en CPR, simplemente soy el mismo de hace 3 días con un poco más de información. Si quieres saber más de CPR para bebés o en general, te recomiendo tomes un curso, mientras tanto aquí van algunas cosas que aprendí para darte una idea de lo que tú puedes aprender:

#1: Por más estresante que sea la situación, trata de mantener la calma.

#2: Si estás con alguien más en una emergencia, hay que alternarse cada 2 minutos dando CPR porque aunque tú creas que lo sigues haciendo bien, probablemente estás un poco cansado. Si hay alguien contigo hay que turnarse cada 2 minutos para descansar y que sea efectiva la técnica.

#3: Si estás solo, da un ciclo de CPR y luego habla al 911 (o emergencias), y sigue con CPR.

#4: Si estás solo en tu casa y tienes mascotas, después de hablar al 911 abre la puerta principal para que los perros/gatos se salgan o salte tú con el bebé y déjalos adentro. La maestra nos dijo que si los paramédicos se sienten en peligro por la mascota de alguien pueden negarse a dar los primeros auxilios (¿no que muy aventados?).

#5: Las compresiones en el pecho son para estimular el flujo de sangre al cerebro para que siga oxigenándose. Nuestras manos son las que hacen palpitar el corazón y hay que seguir bombeando sangre para que el daño sea menor.

#6: Las compresiones en bebés (0 a 12 meses) se hacen con dos dedos sobre el pecho.

#7: Los pulmones de un bebé se llenan muy fácil y no es necesario soplar con toda nuestra fuerza.

#8: CPR no salva vidas, ayuda a salvarlas en lo que llegan los paramédicos.

#9: Siempre es bueno saber cómo usar y localizar un AED (o desfibrilador) en un lugar público. Y es a prueba de tontos, la maestra nos enseñó cómo funcionan y hasta tiene una “Siri” que te va dando instrucciones de qué hacer (por eso es muy importante el #1).

#10: La maniobra de Heimlich para bebés puede requerir previo conocimiento en malabarismo y balance.

.

Sinceramente, tomar este curso es como saber las instrucciones de qué hacer cuando te topas frente a frente con un oso*: es muy poco probable que te suceda algo así, pero nunca está de más saberlo.

Personalmente te recomiendo tomes un curso de CPR si vas a ser papá (o abuelo, en la clase de hecho había un par de futuros abuelos que obviamente los papás los llevaron pero estoy seguro aprendieron montones). Viniendo de México la oportunidad de tomar uno de estos cursos allá es un poco más difícil y menos organizado, aprovecha si vives en Estados Unidos y pregunta en un hospital si dan cursos de CPR. Si vives en otro país, igual investiga y ve a uno, eso sí, que sea de alguna organización reconocida como una sociedad de cardiología, como bien lo hizo mi amigo Vinnie Jones:

.

Nota: Este post, como todos los posts de Historias de un Papá, está basado en mi experiencia y no es para que me tomes la palabra y vayas de valiente a salvar vidas sin saber lo que haces. Atte. la dirección general de este blog.

.

*Si te encuentras con un oso, google dice que lo veas fijamente a los ojos, no corras, camina lentamente alejándote de la bestia, y supongo ir rezando al dios que le tengas más confianza para que el oso no vaya a correr hacia ti, porque ahí sí, ya valió.