¿Un Boot Camp sin lagartijas? I’m in!

No quiero presumir pero me he aplicado en mis clases esta semana, casi como en la secundaria o preparatoria, con la pequeña diferencia que ahora sí me estoy aplicando en mis clases esta semana.

Prueba de la gran atención que puse

Hace un par de días fui a otro curso prenatal, este fue específico para papás, dado su nombre “Daddy Boot Camp”. Lo primero que noté es que éramos puros hombres, muy hábil de mi parte, y a diferencia de algún otro curso con mujeres, nosotros estábamos así:

Mientras probablemente las mujeres hubieran estado así después de 2 minutos de conocerse:

El curso fue en un auditorio y éramos como 15 futuros papás. Primero nos habló un ginecólogo y la segunda mitad del curso un pediatra. Los doctores lo mantuvieron bastante profesional, no había nada de cerveza pero los chistes de hombres y alguna que otra grosería hicieron el ambiente bastante agradable.

La primera lección que dijeron vamos a aprender en cuanto nazca el, o los bebés es: no podemos controlar lo que pasa. Si tu bebé no quiere comer, no va a comer, si prefiere reggeaton en vez de rock en español no puedes hacer nada, si quieren dar a luz de forma natural y es cesárea, no pasa nada, si querías dormir al menos 5 horas y tu bebé decidió llorar por 5 horas, ni modo. Hay que relajarnos, soltar las riendas y saber que hay cosas que no podemos controlar.

Pero como lo he hecho en posts anteriores (este, y este otro), te quiero compartir algunas cosas que aprendí en el curso que estoy seguro te van a servir:

¡¡¡PON ATENCIÓN!!!

.

#1 Entre todas las opciones que has escuchado en películas o programas de televisión de cómo hacerle para que tu bebé ya nazca, como comer algo picante, hacer ejercicio, brincar, o tener sexo… al parecer esta última, según el doctor, es la única opción real que puede hacer que tu mujer empiece labor de parto. Ahí se los dejo de tarea.

#2 1 de cada 4 papás puede tener depresión postparto. Y lo importante aquí es buscar ayuda.

#3 Un bebé que llora cuando nace lo más seguro es un bebé sano, un papá que llora en el parto es un papá.

#4 Como te has dado cuenta tú no llevas al bebé las 24 horas del día dentro de ti y puede ser un poco difícil hacer “bonding” o crear ese primer vínculo con tu futuro “mini me”. Pero no te preocupes, el bebé ya reconoce tu voz (por ahí de la semana 23) y pues tú lo puedes espiar cada ultrasonido, ya sea en 2D o 3D. ¿A ver cuándo sacan el 4D? igual y hasta sale líquido amniótico o te dan un par de cachetadas.

#5 Los bebés nacen embarrados de una sustancia que parece queso crema, parece, no es para probarla en un bagel.

#6 Los bebés pueden nacer con la cabeza puntiaguda, es normal y se quita. Igual y puedes decorarla con pequeño gorrito tejido por tu abuela.

#7 Después de que nace el bebé, lo limpian, toman fotos, se lo pasan a la mamá, y ya después es nuestro turno, así que más vale no estés texteando o poniendo las fotos en instagram. Aprovecha este primer momento con tu bebé.

#8 Todos los bebés pierden peso después de nacer. Todos.

#9 Así como la maestra del curso Prenatal nos dijo que nosotros somos los “coaches” de mamá, aquí somos sus “cheerleaders” (la verdad prefiero coach, como que no se me da eso de las piruetas en el aire). Hay que apoyarlas antes, durante y después del parto en lo que se necesite. Si no lavas los platos sucios en tu casa te recomiendo vayas practicando.

#10 Si tu esposa está dando pecho, apóyala cada día, tráele de comer, de tomar y ocúpate del bebé para que ella descanse entre tomas.

#11 Generalmente los bebés son nocturnos. Por eso cuando alguien vaya a tu casa y vean a tu bebé todo calladito que no te digan que es un ángel, porque en la noche la fiesta se prende y tu sueño desaparece. Les toma como un par de semanas a los bebés saber que en el día se juega y babea, y en la noche se duerme. Paciencia.

#12 La cebada y la avena ayudan a que la mamá produzca más leche (en alimentos, no en baño con burbujas).

#13 Mientras la mamá está dando pecho, no pasa nada que tome un poco de alcohol. El chiste no es que esté borracha por no haber podido tomar durante 9 meses, pero una copita no hace daño. Según el pediatra si tu esposa se le antoja una cerveza o un martini, por más mal que se vea, que se lo tome mientras está dando pecho. El alcohol se tarda como 20 minutos en llegar a la sangre y darle pecho a tu hijo se tarda como 20 a 30 minutos. Entonces en lo que el bebé come, la cerveza se va absorbiendo y ya no llega a la leche que está tomando. Y ya para cuando le toca la toma que sigue la cerveza ya está en el baño.

#14 Ya después que las cosas se acomoden un poco y no estén tan cansados, por ahí de la semana 6, vete con tu esposa a un date night, aunque sea al automac. Después de estar tantas horas los dos enfocados en el bebé les va a servir mucho para platicar a solas y simplemente orearse la cabeza.

#15 Cuando tu esposa se come la última rebanada de pizza, o se sirve doble helado, no quiere decir que esté comiendo por dos, aunque todas lo digan. La mayoría de las mujeres necesitan 400 calorías más al día para el bebé (si son dos, pues unas más), eso equivale a un snickers. Entonces si para la próxima vez quieres la última rebanada de pizza asegúrate de tener un snickers a la mano.

#16 A tu esposa le van a poner dos monitores en la panza cuando llegue al hospital (después de un par de horas para hacer el papeleo y meter el seguro, ya sabes qué eficientes son aquí), un monitor es para el corazón de tu bebé y el otro mide las contracciones de tu esposa.

#17 Casi casi como nace tu bebé las inyecciones empiezan. Le ponen una de Vitamina K (que no es pregunta, no es opción no dársela, de hecho le puede salvar la vida) y otra es Hepatitis B. Así que no te espantes. “Bienvenido al mundo pequeño. Estas se llaman jeringas y estos son tus pequeños glúteos. ¡Tómala!”.

.

.

Mucha información ¿verdad? No por nada le llaman Boot Camp.