CONSEJO #20

Éste va dedicado a mi amigo David y su esposa Daniela que acaban de tener su segundo hijo y resultó ser mujer.

El Pee-pee Teepee no sólo sirve para el wee wee.

Si vas a tener un hijo varón o ya lo tienes, estoy seguro que te dijeron que tienes que maniobrar a la perfección el cambio de pañal para que no se te orine encima el niño, o se orine él, o se orine en el perro, o en la cama, o en el tapete. Porque te dicen “le abres el pañal, que le dé un poco de frío y se lo cierras de nuevo para que orine ahí” fácil en teoría pero no tanto en la práctica.

Porque parece que mi hijo espera el momento menos oportuno para orinar(se encima) y ¿qué hago? Las últimas veces pongo mi mano para que no salpique en todos lados y contengo la orina lo “mejor” posible (sí, sí, le podría poner una toallita encima pero post-circuncidado le pone un nivel de dificultad y dolor más alto). Pero gracias a una mente brillante el Pee-pee Teepee está aquí. Aunque todavía no entiendo cómo se controla el pene de un bebé como para ponerle un capuchón de tela encima, igual no es muy absorbente, entonces supongo igual le cae encima pero en goteras.

Pero bueno, lo que nadie me dijo es que las nenas también pueden tener este efecto de orinar como manguera (sin la manguera). Yo pensaba que se orina y pues ya, se chorrea como un vaso que se desborda, la limpias y san se acabó… pero noooooo, también puede haber un chorro que te agarre desprevenido. Así que si ya tiraste tu dinero con los pee-pee teepees y estás esperando o tienes una bebé, úsalos con ella también. Y para que veas que hoy amanecí de buenas (después de 4 horas de sueño) este consejo va de gratis y te puede (o no) hacer millonario: agarra un pee-pee teepee, hazle estampados en colores rosa y morado y cámbiale el nombre a algo como “Jay-Jay Teepee”.

De nada.