Hoy hace 3 meses

Hoy hace tres meses me convertí en papá, no tanto me convertí porque no soy mago ni era otra especie animal antes, más que nada mi esposa me dio el mejor regalo al traer a este mundo dos hermosos bebés para comenzar nuestra familia a lo grande.

Hoy hace tres meses no tenía idea de lo que iba a pasar o cómo mi vida iba a cambiar al irme a la cama (más bien al sillón del hospital).

¿Qué ha pasado en estos 3 meses? Un mundo entero.

Pasaron mares de emociones, felicidad, tensión, preocupación, y sobre todo mucho amor. Pasaron llantos y gritos llenos de oxígeno. Días tensos en el NICU con bebés arropados en cobijas calientitas. Pasaron tres tallas de pañales, unos limpios y otros demasiado cagados. Pasaron sondas para alimentación. Monitores. Alarmas. Pasaron vecinos más delicados. Familias preocupadas. Pasaron enfermeras de corazón, y otras ni de profesión. Pasaron varias comidas al cuarto que eran para una pero alimentaban a dos o tres panzas. Chicken fingers y gelatinas, french toast y unos jugos. Pasaron amigos y familia. Nombres registrados con el gobierno y también ante D-os. Pasaron irritaciones en las pompas y con ellas mucha crema y cucharadas de maizena. Pasaron escupidas, vomitadas y un susto que te deja con los pies fríos y la sangre parada. Pasaron orinadas en la cara, en sus caras, cagadas dentro y fuera del pañal, por la pierna, por la espalda, por donde se hacían camino. Pasaron noches en vela y otras difíciles en su ausencia. Noches en brazos y noches en llanto. Pasaron unos kilos de más, tanto en ellos como en mí, ¡aguas con las Famous Amos de madrugada! Pasaron varias fórmulas, para prematuros, normales, y para gases, de colores amarillo, azules, naranjas y moradas, de olores peculiares y unas un poco más desagradables. Pasaron botellas, se hicieron y lavaron botellas, cuántas botellas, limpias unas y “aparecen” más de ellas. Pasaron litros de leche materna alimentando sus panzas y sueños; pasaron momentos difíciles pero el deseo y el amor siempre ganaron. Pasaron días de cólicos, de pedos atorados y cualquier remedio encontrado, gripe water, probióticos, cereal de arroz y un par de antiácidos. Pasaron miles de fotos y videos, sonrisas y un par de inolvidables carcajadas. Pasaron suspiros y bostezos, siestas en pecho y abrazos de borracho. Pasaron visitas al pediatra, medidas y pesos, y cinco vacunas que al final no fueron tan duras. Pasaron días sin bañarme y semanas sin rasurarme, pasaron días sin cagar y otros con un poco de más. Pasaron incontables tazas de café, de té y hasta de mate, lo que fuera para mantenerme despierto y más a las seis de la tarde. Pasaron siestas en el coche, y una que otra en escondites. Pasaron canciones de baño y otras para tranquilizarlos. Pasaron horas en centros comerciales, en restaurantes y en el parque; en IKEA y en Target a la tercera vencida. Pasaron lavadoras y secadoras acompañando casi todos los días a la que lava los platos. Pasaron los mejores días de mi vida y no puedo esperar a ver qué traen los que siguen.

Hoy hace tres meses cambió mi vida y no lo cambiaría por nada en este mundo.

IMG_2827