¡¡Que este 2017 esté a todo padre y madre!!

Por si eres papá primerizo y andas en plenas desveladas, cambio de tanto pañal y calentada de botella, y no te habías dado cuenta, hoy es año nuevo. Así es 31 de diciembre del 2016 (ojalá y no se nos vaya otra celebridad en las próximas horas, y menos Chabelo).

Yo soy papá primerizo, pero ya no tengo tantas desveladas y botellas que calentar, mis gemelos ya tienen 15 mesesotes y se portan como campeones. Pero apenas hace un par de días me di cuenta que ya casi era año nuevo. Ni cuenta. Puede ser porque no salimos de vacaciones o fuimos a México con la familia, puede ser porque llevo de vacaciones ya casi tres semanas (bastante a gusto) y eso de ser stay at home dad me ha quitado el sentido del tiempo un poco. Sea lo que sea, hoy se festeja a lo grande, o como papás con bebés, todos dormidos como tres horas antes de las 12 campanadas.

Con gemelos de tres meses de edad, probablemente el año pasado me fui a la cama mucho antes de la media noche, e igual y estuve despierto dando botella en las doce campanadas y eché un pequeño grito interior con bebé en brazos, Igual y hasta le levanté el bracito para que se una al festejo. La verdad no me acuerdo. Pero hoy, hoy mis 5 de la tarde van a ser mi media noche para celebrar el año nuevo con mi esposa y nuestros pequeños. No creo pueda tronar cohetes ni prender luces de bengala, si bien me va igual y quemo la cena y salen par de chispas.

Es curioso porque siempre decimos que el tiempo vuela cuando en verdad es la vida la que vuela. Además de cuando le he cambiado el reloj al microondas en los cambios de horario, nunca he visto que el tiempo corra más rápido o lento. Es un decir, pero en ese decir se puede perder la verdad de las cosas. Los días pasan, nos hacemos más sabios (y viejos) y nuestros hijos crecen minuto a minuto. Ya para qué digo que me acuerdo como si fue ayer cuando los gemelos nacieron porque tú también lo dirías (tal vez sin la parte de gemelos), pero ya se viene otro año y así como nos ponemos resoluciones propias hagamos lo mismo con nuestros hijos. Porque si llevas varios años diciendo que te quieres poner en forma e ir al gimnasio y sigues meneando la panza y la lonja como ya hace varios años, mejor menéala haciendo cosas con tus hijos y aprovechando el tiempo, perdón, la vida con ellos. No me quiero poner cursi pero es verdad. Este año que viene, estemos más con nuestros hijos, hagamos lo que ellos quieran (a menos que sea tirar el cereal con leche al piso) y hagamos que crezcan, ellos solos y con nosotros. Van a haber contadas veces que los podamos llevar a jugar en la nieve este invierno, hacer s’mores, llevarlos a un parque (por 532ª vez) con chorritos de agua, jugar con una pelota o simplemente leerles un cuento. Hagamos más con ellos, que si para nosotros la vida vuela para ellos más.

Que tengamos todos un 2017 a todo padre y toda madre!! Y que no solo llenemos nuestro Facebook, instagram y snapchat de fotos y videos, sino también la mente y corazón de nuestros hijos con inolvidables memorias.

 

¡Por un 2017 con más pañales, desveladas y diversión!

¡Saluuuuuuud!