CONSEJO #4: Eso de nunca dejar cuchillos cerca de niños es verdad.

Los cuchillos cortan.

Hoy en la mañana comprobé un consejo milenario y aprendí una gran lección: NUNCA dejes cuchillos cerca de los niños (aunque sean de pan, untadores de mantequilla o de plástico).

Estábamos armándoles el desayuno a los gordos, uno por acá y el otro por allá, el que estaba por acá era el gordo subido en su Learning Tower. Y da la curiosidad que la Learning Tower está pegada a la isla de la cocina para fácil acceso a mandarinas, tupperwares vacíos y por mala suerte hoy, a cuchillos de pan. Yo estaba dispuesto a cortar unas rebanadas para untarles queso crema para su lonche, cuando el gordo sin previos aviso, estiró su manita y quiso agarrar el cuchillo, y no precisamente del mango. Sólo fue un instante, mi indicación de papá y alerta de mi esposa hizo que quitara su manita de ahí, y pues me puse a la tarea de cortar el pan. El gordo siguió jugando con algo y de repente veo que hay manchas rojas en la isla y en su playerita a lo que dije “híjoles, creo que sí se cortó”.

Mis instintos de Sherlock Holmes estaban en lo correcto, vi su manita y estaba sangrando. Lo lavé y vi que era una cortadita en su dedo pulgar (es el pedo de los toddlers que todavía no hablan y son muy valientes, no gritan ni dicen nada cuando se cortan).

Parecía que abajo de esa cortadita había una manguerita que la llave para cerrarla estaba rota. Esa madre no paraba de sangrar. Y mientras mi suegro le leía un libro para distraerlo, yo le presionaba el dedito con una toalla que acabó teniendo varicela de tantas manchas rojas.

Al final lloró más por el torniquete de curita y cinta adhesiva que le pusimos que por la cortada en sí. Así es que ya sabes (porque igual ya sabías pero tenía que repetírtelo en experiencia propia), NUNCA dejes cuchillos al alcance de tus hijos. ¡NUNCA!