Las cosas que mi esposa puede balancear sobre su panza.

Obviamente este post está más expirado que las gelatinas que mi mamá sigue teniendo en la despensa de mi casa en México, pero es uno que quería escribir cuando mi esposa estaba embarazada.

Ya tenía en mente algunas de las cosas que le iba a poner sobre la panza para ver si balanceaba o no balanceaba, desde lo más sencillo y menos arriesgado como un libro, hasta el nivel Evel Knievel y tratar de balancear una pelota (sobre otra).

Peeeero seguí esperando a que la panza creciera más y pues los gemelos llegaron antes y me echaron a perder mi gran experimento. Como puedes ver la panza ya estaba bastante grande – y eso que esta foto no es cercana a dar a luz – y pues lo único que pude balancear fue este plato con granola, yogurt y seguramente unas fresas y plátano (aunque las boobies ayudaron un poco igual lo tomo como un rotundo éxito).

IMG_0855

El arte de dar pecho

ADVERTENCIA: si estás en contra de que las mujeres den pecho en público o eres Donald Trump, lee bajo tu propio riesgo.

.

Esta semana es la “semana internacional de dar pecho” y por pura coincidencia mi esposa y yo fuimos a una clase de cómo dar pecho (enfocada principalmente a las mamás, pero también con consejos útiles para papás).

Escoge tu propia aventura

Como era de esperarse había más mujeres que hombres en esta clase, pero qué bueno que fui, si no, no tendría qué escribir para este post. ¿Qué aprendí? Muchas cosas, pero la más importante es que las mujeres se convierten en unas máquinas industriales de producción de leche, se hacen Mamás Borden.

Aprende de lo que aprendí. Sigue leyendo!