Cuando los gemelos fueron a la escuela por primera vez

No puedo creer que acabo de escribir ese título, WTF??? Cuándo pasó, qué pasó, qué pedo con tener hijos que ya van a la escuela??? (bueno, al day care, no hay sumas ni restas, pero igual pega). Apenas y yo me hago mi lunch, cómo soy un adulto “responsable” que le manda lunch a sus hijos???

Así es, después de 15 meses y dos semanas de haber llegado a este mundo los pequeños empezaron la escuela. Es un pedo mayor para ellos, para los papás, y un mucho más para las mamás. Tus días de despertarte tarde…

bueno, bueno, de despertarte, jugar, darles snack, llevarlos por aquí o por allá a pasear, vestirlos y básicamente hacer el día, ese mismo día, se acabó.

Les hicimos una nueva rutina, que entre otras cosas consiste en despertarlos: cosa que no había pasado en 15 meses y dos semanas. En 15 meses y dos semanas no había puesto alarma. En 15 meses y dos semanas uno de ellos era mi alarma y el otro el snooze. Mi esposa y yo nos despertarnos todavía más temprano para armar el desayuno y su lunch para la escuela, los sentamos en sus sillas altas y rogamos, esperamos y rezamos que les guste el desayuno de ese día yyy que se lo coman a una velocidad razonablemente rápida sin que se atraganten; que acabe más comida en sus estómagos que en el del perro o el piso. Los vestimos mientras los correteamos, y una vez más, rezamos y rogamos que no se hayan hecho popó justo cuando los subimos al coche (cosa que es inevitable que pase).

¿Pero cómo fue la primera semana de los pequeños en la escuela?

Continue reading “Cuando los gemelos fueron a la escuela por primera vez”

¿Un Boot Camp sin lagartijas? I’m in!

No quiero presumir pero me he aplicado en mis clases esta semana, casi como en la secundaria o preparatoria, con la pequeña diferencia que ahora sí me estoy aplicando en mis clases esta semana.

Prueba de la gran atención que puse

Hace un par de días fui a otro curso prenatal, este fue específico para papás, dado su nombre “Daddy Boot Camp”. Lo primero que noté es que éramos puros hombres, muy hábil de mi parte, y a diferencia de algún otro curso con mujeres, nosotros estábamos así:

Mientras probablemente las mujeres hubieran estado así después de 2 minutos de conocerse:

El curso fue en un auditorio y éramos como 15 futuros papás. Primero nos habló un ginecólogo y la segunda mitad del curso un pediatra. Los doctores lo mantuvieron bastante profesional, no había nada de cerveza pero los chistes de hombres y alguna que otra grosería hicieron el ambiente bastante agradable.

Continue reading “¿Un Boot Camp sin lagartijas? I’m in!”