Básicamente, soy un salvavidas

No, no éste tipo de salvavidas

 

Ponte a pensar, TÚ has salvado la vida de alguien. Y ese alguien muy probablemente ha sido tu hijo/a (a menos que seas Doctor, paramédico o le hayas hecho la maniobra de Heimlich a alguien para sacarle el Ribeye atorad0). Yo ya perdí la cuenta de las veces que le ha salvado la vida a mis hijos y eso que todavía no cumplen los dos años.

Porque si no fuera por los papás, igual ni yo ni tú estaríamos aquí hoy. Igual y la raza humana se hubiera extinguido hace mucho tiempo con papás distraídos y uno que otro bebé que se cae a un volcán activo.

 

¡Bravo papás!

¿Yyyyy… si los hombres diéramos pecho?

Esa es la sabia pregunta que nuestros amigos de Naya Health se cuestionaron e hicieron este gran video para llevarnos a un mundo lleno de corbatas manchadas de leche, motores lácticos y competencias de pompeo.

Enjoy:

 

(Esa escena del final es clásica! Aquí en mi chamba hay como 5 chavas que hacen de esos cuartos su “break” room)

El día de las primeras vacunas.

Hace un par de días estaba pensando en el día que les pusieron las vacunas a mis hijos, y si bien recuerdo fue hace como mes y medio, por ahí de los dos meses de edad. ¿Por qué estaba pensando en eso? Porque en dos semanas les tocan otra vez y digamos que no fue una de las experiencias más agradables que han tenido, ni ellos ni nosotros.

Poniendo a un lado la “controversia” de si ponerle o no vacunas a tus hijos (eso se lo dejo a Mark Zuckerberg aquí, a tu esposa y a ti) te voy dando el preview que la primera, al menos en mi caso con nuestro pediatra fueron 5 vacunas: 4 de jeringazo y 1 oral. Nada más de acordarme cómo las dos enfermeras, con dos jeringas cada una estaban apuntando a las piernitas de mis hijos me dan ganas de llevar mis banderas toreras y darles una probadita de lo que se siente (no tengo banderas toreras pero ahí veo que llevo).

Continue reading “El día de las primeras vacunas.”

Cómo calmar a tu bebé con una llave de lucha libre.

El Dr. Robert Hamilton o mejor conocido como “el susurrador de bebés” (creo suena mejor en inglés “the baby whisperer”), al parecer descubrió la técnica perfecta para calmar a un bebé y te la quiere enseñar (la técnica). Pero primero veamos su educativo y viral video:

Así de fácil:

  1. Levanta a tu bebé y dóblale los bracitos sobre su pecho.
  2. Asegura sus brazos con tu mano no dominante y al mismo tiempo sostiene su barbilla.
  3. Delicadamente carga al bebé por su trasero con la palma de tu mano dominante.
  4. Posiciona a tu bebé en un ángulo de 45 grados y muévelo de lado a lado con calma.

 

Hace como un mes vi este video y de hecho intenté la técnica en mi hija, y quiero decir que sí funcionó. Pero como dice el Doctor/Luchador retirado Hamilton, ya cuando pesan más los bebés está más difícil y pues así fue. Si ya de por sí me duele la espalda y los brazos cuando los pongo a dormir, no quería seguir moviendo a Orly sólo para comprobar su éxito.

 

(El papá saludando a su bebé en el 2:10 se ve bien idiota, perdón tierno).

La carreola más compacta del universo.

Además de historias, listas y chistes variados, me gusta compartir en el blog productos que me parecen un poco ridículos, como la carreola automática, y otros bastante inteligentes como éste. La GB Pockit Stroller se dobla más fácil que un avión de papel para que la puedas llevar al estadio o al bar sin ningún problema, y que con gemelos estoy seguro ha de ser una necesidad más grande que hasta la de tener pañales.

Aquí esta señora buena onda nos muestra cómo funciona:

Ahora la tarea es ver cómo doblar al niño/a sin causar molestias y esperar a que salga a la venta en junio del 2016.