Las 14 cosas que aprendí en el segundo viaje en avión con los gemelos.

La primera vez que volamos con los gemelos tenían apenas 11 meses y fue una experiencia única. Ahora nos tocó tomar los cielos con los gordos de 1 año y 9 meses (o sea 21 meses), una experiencia única y diferente a la primera. Con todo y mi estado mental en automático logré rescatar par de lecciones de este vuelo y pues aquí te las comparto. Toma nota, unas son chistosas y otras útiles chistosas:

 

1. United es más amigable que American Airlines para viajar con niños Y carriola (ya el trato a los adultos es otra historia). Tenemos una carriola City Mini doble y cuando volamos con American Airlines la hicieron de problema desde el check-in con DOS INDIVIDUALES. Con United no dijeron ni pío con la doble, pasamos sin problema y llegó a nuestro destino sin problema.

 

2. Si vas a darles de comer en el aeropuerto, dales del lugar más cercano a tu sala. No te aventures por las 8 terminales para comer tu hamburguesa favorita.

Continue reading “Las 14 cosas que aprendí en el segundo viaje en avión con los gemelos.”

“Nunca más vuelo con gemelos”… dijo todo papá con gemelos.

Mi esposa y yo nos aventuramos a volar otra vez con los gordos, no quedaba otra opción, a ella no le gustó la idea de dejarlos en casa con los pisos cubiertos en pañales y comida a la mano por unos días.

La primera vez que volamos con los gordos tenían como 11 meses, todavía no caminaban, lo movibles que eran era por nosotros, de llevarlos de un lado para el otro y su gateo de principiantes. No nos fue nada mal la verdad, pero como lo dije, volar con gemelos es otro pedo, las matemáticas no mienten, un papá por un bebé, si un bebé se harta de uno, lo pasas como rockstar a la fila de atrás sólo para recibir otro de vuelta. BOGO.

La clave era sacar los vuelos basados en la hora de siesta de los gemelos, así para cuando les toque cerrar pestaña nosotros ya estaríamos a 30,000 pies de altura. La vez pasada funcionó, en cuanto el avión despegó y el white noise de las turbinas retumbó en la cabina, cayeron rendidos en nuestros brazos. Esta vez, estaban mucho más alerta y emocionados de estar volando en un tubo de metal, y también estaban emocionados por las calcomanías que les llevamos, bueno, más que nada fueron las calcomanías. Esta vez el gordo se durmió justo cuando íbamos en descenso y la gorda hermosa decidió dormirse justo cuando aterrizamos, cosa que llevó su siesta hasta migración y la banda de equipaje.

Continue reading ““Nunca más vuelo con gemelos”… dijo todo papá con gemelos.”

Las 30 cosas que aprendí en el #papanzachallenge

Como ya leíste anteriormente en tu blog favorito (lo estás leyendo otra vez), hice un reto personal para acomodar las lonjas y bajar la panza. Muy creativamente lo llamé #papanzachallenge. Y pues ya lo acabé!

¡Así es! 30 días de ejercicio continuo, SIN interrupciones. De Lunes a Viernes, fines de semana, días feriados y días sin dormir lo que necesita un papá con gemelos. ¡30 días!

Nunca he sido alguien de ejercicio y pues con hijos el tiempo y las energías se acaban más rápido que las pilas de sus juguetes. Por eso decidí que era tiempo de tomar una decisión drástica y hacer este reto personal por 30 días. Un 30-day challenge para cambiar mi vida a un estilo más saludable y en forma anti-tamal amarrado. Estos 30 días me dieron tiempo de pensar qué fregados estaba haciendo, y por qué decidí hacerlo, pero también tuve tiempo de aprender un par de cosas. En específico unas 30, y pues aquí te las comparto: Continue reading “Las 30 cosas que aprendí en el #papanzachallenge”

CONSEJO #4: Eso de nunca dejar cuchillos cerca de niños es verdad.

Los cuchillos cortan.

Hoy en la mañana comprobé un consejo milenario y aprendí una gran lección: NUNCA dejes cuchillos cerca de los niños (aunque sean de pan, untadores de mantequilla o de plástico).

Continue reading “CONSEJO #4: Eso de nunca dejar cuchillos cerca de niños es verdad.”

El “primer” corte de pelo del gordo

Este fin de semana llevamos al gordo a su “primer” corte oficial de pelo. Digo “primer” y oficial, porque ya mi esposa le había cortado el flequito hace unos meses porque le despeinaba las pestañas. Pero ahorita ya traía unas greñas que le cubrían ojos, orejas y espalda alta.

Como todavía está chiquito y no puede pedir el Bieber o Beckham, sus papás escogieron por él. Le tocó una despuntadita nada más, no somos fans del corte Playmobil la verdad.

Continue reading “El “primer” corte de pelo del gordo”