La primera clase de natación de los gemelos

Los gemelos llevan ya una semana en clase de natación, y al contrario de mis expectativas todavía no saben nadar, apenas se dan un chapuzón para salir del agua todos asustados, como venado iluminado con tus luces altas del coche. Ni el intento de clavado de bomba ha habido.

Más que clase de natación, es clase de música, con juguetes, y en el agua. Pero a los gordos les encanta. Como tal perro Labrador, mis hijos cuando ven agua, se avientan y quieren jugar y chapotear en ella. Ya habían experimentado varias veces meterse a la alberca con nosotros, yo funcionaba como catapulta de bebés y los flotis eran la peor tortura china para ellos. Nunca se han sentido cómodos con algo inflado y grande alrededor de ellos en el agua, a menos que sean mis fornidos bíceps claro.

La clase para niños de 2 a 3 años dura 30 minutos, de los cuáles 5 se pasan cantando para saludar a cada niño que vino a nadar, 12 en jugar con juguetes de agua, 2 en patalear, 3 en la maestra escupiéndoles agua en la cara con un juguete, 3 en aventarlos y 4 en acarrear a los papás con niños en brazos por la alberca para que hagan caso. Ha sido todo un éxito.

Continue reading “La primera clase de natación de los gemelos”

Unas palabras de lo que para mi significa ser papá.

Un día mi amigo del mundo bloguero digital de papás, Miguel de Papaimexicano, me contactó via instagram para que le escriba unas palabras de lo que es para mí ser papá para su serie “Papás por el mundo”. Fueron publicadas en su blog, y pues sin mucha anticipación aquí se las comparto a ustedes. Enjoy!

 

Un día del 2017:

Papaimexicano, y papais de todo el mundo, la paternidad para mi es como una montaña rusa, y déjenme les digo, nunca fui fanático de las montañas rusas.

Nunca fui de esos niños, adolescentes o ya adultos “maduros” que van a la feria y lo primero y último que quieren hacer es subirse a la montaña rusa. Digamos que me gustan, pero me asustan. Me da ansiedad hacer la fila eterna y el preámbulo a subirme, pero ya arriba la adrenalina y la emoción toman el control y disfruto cada vuelta.

Cuando mi esposa me dijo que estábamos embarazados, fue como dar el primer paso y formarme en esa cola junto a los metales retorcidos y carritos corriendo a gran velocidad muy cerca de mi. La emoción y expectativa de que en cuestión de poco tiempo me iba a convertir en papá y me iba a subir al viaje más emocionante de mi vida había comenzado. De entre las posibilidades que teníamos durante el embarazo cabían: ser papá de un niño o de una niña, nada nos preparó para la noticia que dos bebés se habían subido al cochecito por una promoción de 2 por 1. La fila en la que estaba formado se llenó un poco más de gente, de estrés y de doble felicidad. La montaña rusa dejó de ser la clásica de madera y se hizo una de Superman, de esas que vas acostado, de cabeza, al revés y das vueltas y vueltas en todas direcciones. ¡El viaje se puso bueno!

Los días y semanas pasaban mientras veía la panza de mi esposa crecer y a la par mis amigos pasando a gran velocidad, subidos en la montaña rusa a mi lado, mientras yo trataba de aprender, escuchar y tomar cualquier nota de la increíble locura que ellos ya estaban viviendo. Nacieron los gemelos, poquito antes de tiempo pero afortunadamente sanos, me habían dado un pase VIP al frente de la fila para por fin subirme al carrito que me tocaba y liberar todo tipo de emociones. Tomé mi asiento y comencé a acumular nuevos e inolvidables momentos mientras nos movíamos hacia delante, y los gemelos movían nuestras vidas. Obviamente me aseguré que llevara bien puesto el arnés de seguridad.

Mis hijos ya estaban tomando los primeros respiros y dándole la bienvenida al mundo, mientras yo ya estaba montado en ese carrito que se empezaba a mover hacia la primera y más alta subida para que el viaje comience. Metro a metro que subía, día a día que veía a los gorditos crecer y ponerse cada día más fuertes, yo podía ver a mi lado lo que me esperaba: vueltas de cabeza, noches en vela, infinitos giros en tornillo, pañales qué comprar, colegiaturas qué pagar, subidas, bajadas, momentos increíbles, y momentos difíciles. Sabía que iba a ser el mejor viaje de mi vida, que me iba a cagar de miedo en los calzones pero que todo iba a valer la pena. Llegué a la cima, podía ver todo el horizonte y de repente… aaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhh. El mejor viaje de mi vida comenzó.

La paternidad es esa montaña rusa que te pone de cabeza, te da vueltas y te avienta de lado a lado como muñeco de trapo, pero que cuando acaba corres a toda velocidad a formarte en la fila para vivir de nuevo cada momento, vuelta y giro de cabeza. Por eso no hay que tener miedo y hay que subirse cuántas veces podamos. Cada vuelta que damos en la montaña rusa de nuestros hijos cada vuelta y día que aprendemos a ser papás. En mi opinión, no nos hacemos papás cuando nacen nuestros hijos, cada día, vuelta y momento que pasamos con ellos nos hacen crecer como personas y vamos aprendiendo a ser papás. Ser papá se gana y se trabaja, tener hijos cualquier hombre lo puede hacer. El chiste es subirse, abrocharse el cinturón y levantar las manos desde la primera caída a gran velocidad. Hay que disfrutar este gran viaje de ser papáaaaaaaaahhh!!!

La primera visita al dentista de los gemelos

Esta semana llevamos a los gemelos a su primera cita con el dentista, y no, no fue coincidencia que fuera cerca de Halloween. El miedo y lágrimas fueron punto y aparte.

Obviamente ellos no sabían a lo que iban, mi esposa y yo les explicamos en antes de ir que íbamos a ir al doctor a que les vean los dientes y que tenían que abrir la boca aaaaaaaaahhhhsí

En nuestro plan ideal estaba ir a la biblioteca pública y leerles un libro de un niño feliz yendo al dentista (porque seguro hay más de uno), pero ya no nos dio tiempo y la preparación psicológica tuvo que ser en cliff notes.

Yo estaba más nervioso por ellos, digamos que ir al dentista de chiquito no era mi actividad favorita, ni la del dentista. Esos días se resumían en mi mamá sacándome a rastras de la casa (no confirmado con una escoba) para llegar al dentista llorando, corría al baño para aprovechar mis últimos minutos de libertad y liberar una diarrea espontánea. Luego me recostaba en la silla del dentista y de vez en cuando tapaba el aspirador bucal con la comida que se me regresaba. ¡Fun times!

Continue reading “La primera visita al dentista de los gemelos”

Mi hijo es un guerrero.

Ningún papa quiere que le pase nada a su hijo, desde un simple golpecito en la frente hasta algo más grave. Algunos de nosotros estamos detrás de ellos para cacharlos, o evitar que se peguen, más en mi caso con gemelos hay que tener cuatro ojos y brazos elásticos.

Esta semana mi hijo se tropezó, como a veces se tropieza, solo que esta vez fue en el kínder y cerca de un lavabo, extremadamente cerca. La maestra le habló a mi esposa que se había pegado en el ojito, que estaba bien, pero que tal vez necesitaba suturas… WHAT??? Qué es tal vez necesita suturas??? Como papá (y mamá más) te imaginas lo peor, una herida de esas de película y chorros de sangre como en Kill Bill. Llegó mi esposa al kínder y pues sí, sí estaba golpeado y con costra en el ojito. Como en el pediatra no suturan a niños tan chiquitos (de casi dos añotes los gordos), nos lanzamos a emergencias donde lo pudieron evaluar, limpiar la herida y hacer que su papá y mamá casi se desmayen cuando la pielecita del párpado se abría en dos.

Continue reading “Mi hijo es un guerrero.”

¿Qué pedo… con esos letreros de “Baby on board”?

Casi casi antes de que compráramos los car seats para los gemelos, mi esposa ya estaba buscando esos letreros amarillos que dicen “Baby on board” para ponerlo en el coche, y así sentirnos “más seguros”, creo.

Pero, ¿qué pedo con esos letreros y cuál es su verdadero propósito e historia? ¿Por qué hay papás que lo ponen y otros que no? ¿Por qué el bebé cruzo el camino? Perdón, ya me desvíe del tema.

Yo creía que los papás que ponían ese anuncio en su vidrio trasero era por presumidos. Para decirle al mundo (o al conductor de atrás), “mira nomás, tengo un bebé a bordo y tú no, o sí, pero yo sí”. Hace unos días mi esposa me dijo que no sea burro, que la razón por la cual se ponen esos anuncios es por si te encuentras en un accidente de auto, que la ambulancia, policía o bomberos sepan que llevas un chamaco a bordo y que se apresuren a atenderlo. Le dije a mi esposa, “hmmm, qué interesante”. Peeeeeero en unos minutos libres aquí en el trabajo hice una rápida búsqueda en Google y…

resulta que es mentira!!

Bueno, bueno, no es para tanta la angustia.

Así es, Google y Wikipedia me dijeron que esa historia es un mito urbano. Ningún bebé se murió porque los paramédicos no vieron un anuncio que todavía no existía en el vidrio trasero de ningún coche. La verdadera historia va más cercana a la teoría que yo tenía desde un principio. Ese anuncio es para avisarle al cafre (persona que maneja atrabancada, mal o a la defensiva) que va detrás de ti (porque tú vas más lento y cauteloso por tener un bebé a bordo) que llevas un bebé a bordo.

Este simple anuncio de $8.91 (+tax) tiene como propósito crear conciencia en el conductor trasero de que va manejando como animal detrás de un bebé. O simplemente decirle que llevas un bebé y él no.