Nuestros hijos y el futuro presidente trump

Cabe aclarar que este blog no lo hice para ventilar mis opiniones o frustraciones políticas, pero siento le debo a mis hijos y a todos los papás unas humildes palabras después de este histórico y desconcertante día.

Ya son casi 24 horas de la noticia de que donald trump será el próximo presidente de los Estados Unidos. Ayer me fui a dormir viendo cómo los pronósticos del New York Times indicaban que trump estaba “very likely” a ganar las elecciones, cómo mis amigos en facebook comenzaban a mostrar su frustración, enojo e incertidumbre a lo que estaban presenciando. Apagué mi celular con la esperanza de levantarme al día siguiente y ver titulares diferentes, más optimistas y con la noticia de que íbamos a tener a la primer presidente mujer de este país. Fue todo lo contrario. Me desperté ansioso de prender mi celular y sin parar en facebook o instagram luego luego, fui al sitio de CNN y sólo leí “PRESIDENT TRUMP”, me quedé sin palabras y entre lagañas le dije a mi esposa quién había ganado.

No me imagino lo difícil que ha de haber sido y sigue siendo para miles de papás en este país, el explicarles a sus hijos el tipo de persona que es donald trump y el repugnante ejemplo que ha dado a miles de niños con sus comentarios racistas, sexistas, homofóbicos y demás. Lo bueno es que los míos están muy chicos para entenderlo ahora, tengo cuatro años para ir pensando qué decirles, aunque seguramente voy a preferir explicarles cómo se hacen los bebés en vez de cómo llegó trump a ser presidente. Este artículo del New Yorker te puede dar una buena idea de cómo hacerle si tus hijos están más que necesitados de unas palabras alentadoras, o esta otra carta que Aaron Sorkin (guionista y productor de Hollywood) le escribió a su hija y mamá.

Más de 12 horas después, de leer docenas de comentarios en facebook, y escuchar a amigos del trabajo ventilar su enojo, aquí estoy de nuevo, en mi cama a punto de apagar esta computadora, y la pesadilla de noticia no parece tener fin. Sólo recuerda, podemos votar por quién sea, estamos en todo nuestro derecho, pero al final del día el poder de mejorar nuestra vida no sólo está en las manos del presidente, los políticos o gobernantes, está en nuestra propia casa. Así que dejemos de lamentarnos por lo que pasó, y hagamos algo por nosotros, por nuestros hijos y por sus futuros hijos.