Lo que aprendí en el primer vuelo con los gemelos.

Hace un par de semanas fue el primer viaje en avión que mi esposa y yo hicimos con los gemelos, y aaaaaaahhhlas aventuras de Capulina se quedan cortas.

Siendo la primera vez que los íbamos a trepar a un avión, leí blogs, les pedí consejos a amigos que también tienen gemelos, leí más blogs y le pedí muchas señales al universo de cómo fregados hacerle. Porque si estás a punto de viajar por primera vez con tu bebé, o te acuerdas de la primera vez, sabes que el estrés es de las primeras cosas que empacas.

IMG_7574

La verdad nos fue mejor de lo que pensábamos, no hubo tanto llanto, no hubo dolor de oídos y no hubo vomitadas. Es mejor no tener ninguna expectativa o igual y pensar que va a ser lo peor, así cuando acabe el viaje y no haya sido para tanto vas a dar gracias que así lo fue.

 

¿Pero qué aprendí en este primer viaje en avión con los gemelos?

Estos carritos podrían costar $100 e igual los pagarías. Bienvenido al club de “Nunca más voy a viajar ligero”.

IMG_7361

La preparación es más que básica. Si no, acabas corriendo un día antes a las 10:30pm por la ciudad buscando carreolas individuales porque las umbrella strollers que compraste no las habías abierto y te diste cuenta 10 minutos antes que iba a ser una tortura china para tus bebés llevarlos en esas. Prepárate con tiempo.

¿Eres de los papás que no dejan que su hijo se meta cualquier cosa a la boca? ¡Supéralo! Cuando tu hijo encuentra el cinturón de seguridad y lo distrae por 15 minutos hasta le vas a querer presentar la mesita plegable, el descansabrazos o hasta el tapete.

IMG_7579

En vez de empacar media hora antes como cuando viajas sin bebés, ahora empacas como una semana antes. Vas haciendo lista de lo que necesitas llevar, lo que tienes que comprar, pañales por aquí, wipes por allá, juguetes para el coche, para el avión, burpees, cobijas, libros, más juguetes, apps en tu celular, videos en tu iPad… igual y con todo esto acaba entreteniéndose con el menú de comida y las instrucciones de seguridad.

¿Te acuerdas de esa Coca Cola y cacahuatitos que te echabas a 34,000 pies de altura? Bueno, diles adiós. Porque con gemelos menores de dos años no pagas boleto, pero pagas con tu libertad de movimiento. Cuando tienes a tu bebé encima de ti, finalmente dormidito, lo último que quieres es despertarlo, y si está despierto lo último que quieres es que vuelen cacahuates por la cabina o te tiren el refresco encima.

¿Y también te acuerdas de la siesta obligatoria e incómoda en un avión? Dile adiós. Porque cuando tienes a tu bebé encima de ti, finalmente dormidito, lo último que quieres es quedarte tú dormido también para que tus brazos se relajen y resbalen a tu bebé de tu pecho, o aunque sea que te dé la chiripiolca pre-siesta y despiertes a tu bebé. Cada segundo que esté dormido es tiempo que vale oro dentro de un avión.

Lo cual me lleva a mi siguiente punto, ayuna. Tus necesidades fisiológicas pasan a segundo plano cuando viajas con gemelos. Si ya estás por desfallecer, come algo bien azucarado pero evita los líquidos a toda costa. Ni modo. Más vale una estreñida que una ida al baño con bebé en brazos.

SNACKS, SNACKS, SNACKS yyy más SNACKS. Hay que llevarse snacks de todo tamaño, sabor, color y textura. Ya si se te acaban (gran error de planeación) siempre está la revista del avión.

Viajar con bebés es increíble y súper fácil.

IMG_7583

O no.

IMG_7582

Por fin, te puedes tirar un pedo sin tener miedo que piensen que fuiste tú. Digo, tienes en tus piernas a una máquina productora de popó que muy bien se puede tirar pedos sin pena alguna. Así es que déjalo salir y si alguien te ve feo, ya sabes a quién echarle la culpa.

Los bebés se convierten en rock stars cuando los pasas de asiento a asiento. Porque el bebé que traes encima se va a hartar de tus tonterías y va a querer irse con mamá, y ¿qué crees? hay otro bebé con boleto directo a tus brazos. Con gemelos, no hay de que “te toca a ti”, “déjame leo mi revista” o “tú cámbiale el pañal”… con gemelos, siempre te toca, no lees ni madres y sigues cambiando pañales.

Si crees que tener sexo en el baño de un avión es atrevido y cachondo, cámbiale el pañal a un bebé ahí dentro. Muy atrevido, nada cachondo, pero sales igual o más sudado que echando pasión.

¿Sabes sumar? Pues súmale una o dos hora a tu llegada o estancia en el aeropuerto. Si llegabas a un vuelo 2 horas antes, ahora calcula llegar 3 horas antes. Porque en lo que trepas maletas, carreolas y más maletas al camioncito del estacionamiento, haces check-in, pasas seguridad con bebés en brazos y cambias par de pañales, a duras penas llegas a la sala para abordar a tiempo.

No subestimes el caos del aeropuerto de la Ciudad de México (antes conocida como D.F.). Si ya sabes que el aeropuerto de tu ciudad es un desmadre, prepárate porque la ineptitud y mal servicio están siempre presentes.

IMG_7573

American Airlines, a mi única experiencia, es la peor aerolínea para volar con bebés. Si estás en la sala de espera y pasa una gaviota, agárrale las patas y trépatele, seguro tu experiencia de volar va a ser mucho mejor. Cuento largo, corto: MEX-DFW, mostradores en aeropuerto con 4 filas llenas, 3 empleados, uno sabe menos que el otro, 2 horas de fila para entregar maletas, si vuelas a México la primera maleta cuesta $25, segunda maleta $40, tercera $150, cuarta maleta creo un riñón, no hay preabordaje a familias con bebés, aterrizas y no hay sala disponible por 45 minutos para que se estacione el avión, tus bebés tienen hambre y le pides a la aeromoza algo de comer, te “avienta”un pan como si fueran patos de Chapultepec, las carreolas que dejaste afuera del avión en México te las mandan con las maletas en Dallas, y nadie de AA sabe dónde estaban. Si tienes que viajar con bebés, hazte un favor, NO VIAJES CON AMERICAN AIRLINES. Mejor viaja con Gaviota Air.

Screen Shot 2016-09-02 at 2.47.50 PM.png

(JAJAJAJJAJAJAJAJA de chiste se hizo realidad. Te presento Aerogaviota – ESTE NO ES UN CHISTE!!!! EN SERIO!!!! YO NO HICE ESA PÁGINA PARA TU PLACER, NI HICE PHOTOSHOP A ESTE AVIÓN. JAJAJJAJAJAAAAAA – Aerogaviota)

 

Pero lo más, lo más importante que aprendí es esto: si ahorita que no tienes hijos eres de esas personas que ven feo a un papá o mamá cuando entran al avión con un bebé en brazos, y rezas que no se sienten ni cerca de ti, piensa esto: lo único que tú te tienes que aguantar son si acaso lloridos o gritos por la duración de ese vuelo, esos papás, llevan al menos 4 horas manejando la situación, van a estar así en el vuelo y cuando aterricen, mientras tú ya estés en tu taxi con la brisa en la cara. Así es que bájale y mejor pregúntales si necesitan ayuda o al menos, no hagas cara de que se te acabó el mundo. Reclínate y disfruta de tu Coca Cola y cacahuatitos que tú, sí te puedes echar.