Poner o no poner tubitos en los oídos, he ahí el dilema.

Esa es la pregunta, cuestión, dilema de todo papá con hijos que tienen oídos, y esos oídos tienen infecciones… de oído.

Hace una semana le pusimos (suena a manada, el Doctor le puso) tubitos en los oídos a la pequeña. Según mi esposa y yo, ya pasados los dos años de edad las probabilidades de ponerle tubitos eran muy pocas. Al gordo guapo se los pusimos hace unos ocho meses, cuando tenía como año y medio. ¿La razón? Agarraba infecciones de oído como el gobierno agarra tus impuestos, demasiado seguido y sin permiso.

Cada niño es diferente y sus conductos auditivos también. Pero lo que todos tienen en común es que su aparato auditivo no está completamente desarrollado y por eso les dan más infecciones de oído que a un adulto maduro, hecho y derecho. No soy doctor ni anatomista, pero al parecer tienen algo que ver las Trompas de Eustaquio, su tamaño menor en niños a comparación con adultos, y su inclinación (google it).

Pero, ¿quién dice si tu hijo/hija necesita tubitos? Pues la opinión profesional de su pediatra cuenta mucho (más que la de tu mamá o suegra, aunque no lo creas). Si el pediatra cree que tubitos son opción, te va a mandar con un especialista, también llamado aquí en los USA como ENT pediátrico (comúnmente conocido como “throat doctor”). O sea, un otorrinolaringólogo (PUM! casi soy Doctor). Así fue con nosotros, con los dos pequeñuelos. Tuvieron infecciones de oído que se quitaban con su antibiótico, para dos semanas después volver a tener. El pequeño estuvo así primero, y la pequeña en los últimos seis meses.

Continue reading “Poner o no poner tubitos en los oídos, he ahí el dilema.”

El día de las primeras vacunas.

Hace un par de días estaba pensando en el día que les pusieron las vacunas a mis hijos, y si bien recuerdo fue hace como mes y medio, por ahí de los dos meses de edad. ¿Por qué estaba pensando en eso? Porque en dos semanas les tocan otra vez y digamos que no fue una de las experiencias más agradables que han tenido, ni ellos ni nosotros.

Poniendo a un lado la “controversia” de si ponerle o no vacunas a tus hijos (eso se lo dejo a Mark Zuckerberg aquí, a tu esposa y a ti) te voy dando el preview que la primera, al menos en mi caso con nuestro pediatra fueron 5 vacunas: 4 de jeringazo y 1 oral. Nada más de acordarme cómo las dos enfermeras, con dos jeringas cada una estaban apuntando a las piernitas de mis hijos me dan ganas de llevar mis banderas toreras y darles una probadita de lo que se siente (no tengo banderas toreras pero ahí veo que llevo).

Continue reading “El día de las primeras vacunas.”

Cómo calmar a tu bebé con una llave de lucha libre.

El Dr. Robert Hamilton o mejor conocido como “el susurrador de bebés” (creo suena mejor en inglés “the baby whisperer”), al parecer descubrió la técnica perfecta para calmar a un bebé y te la quiere enseñar (la técnica). Pero primero veamos su educativo y viral video:

Así de fácil:

  1. Levanta a tu bebé y dóblale los bracitos sobre su pecho.
  2. Asegura sus brazos con tu mano no dominante y al mismo tiempo sostiene su barbilla.
  3. Delicadamente carga al bebé por su trasero con la palma de tu mano dominante.
  4. Posiciona a tu bebé en un ángulo de 45 grados y muévelo de lado a lado con calma.

 

Hace como un mes vi este video y de hecho intenté la técnica en mi hija, y quiero decir que sí funcionó. Pero como dice el Doctor/Luchador retirado Hamilton, ya cuando pesan más los bebés está más difícil y pues así fue. Si ya de por sí me duele la espalda y los brazos cuando los pongo a dormir, no quería seguir moviendo a Orly sólo para comprobar su éxito.

 

(El papá saludando a su bebé en el 2:10 se ve bien idiota, perdón tierno).

Una pista más de que voy a ser papá: mi primer libro.

Ha habido muchas pistas e indicaciones durante estas 8 semanas de que voy a ser papá (de gemelos! ¿ya lo había mencionado antes? what??? ver post titulado Dos!!):

Pista #1: Mi esposa diciéndome: “estoy embarazada”.

Pista #2: Ver la prueba de embarazo con dos líneas rosas.

Pista #3: El primer ultrasonido y confirmación del doctor (digo, es opinión de un experto).

Pista #4: Los síntomas de mi esposa como náuseas, vómito, cansancio, hambre extrema y crecimiento de su panza (no le digan que le dije así, digamos vientre bajo).

Pista #5: Segundo ultrasonido, confirmando que son gemelos (what???).

Continue reading “Una pista más de que voy a ser papá: mi primer libro.”